La casa además de dos grandes terrazas, una en cada planta, que da luz a la vivienda y desahogo, tiene una zona de 800 m2 de jardín con unas preciosas vistas al valle que nos permite disfrutar de la naturaleza sin necesidad de abandonar la casa.